Todo sobre el casamiento de Graciela y Mario

 
Todo sobre el casamiento de Graciela y Mario |Mapas para llegar a la capilla, bailongo y listas de casamiento online | Reflejos y miradas (fotos) | Mensajes y Respuestas | De nuestro noviazgo al matrimonio | Educando nuestro camino | Imágenes de las participaciones e invitaciones | Enviá tu mensaje a Grace y Mario | Fotos de nuestra Luna de Miel | Video de las Fotos
 
Todo sobre el casamiento de Graciela y Mario
 
 
Cómo viviste nuestro casamiento
Escribe en este blog tus comentarios
.
La noche en que el sol brilló desde el corazón
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
imagen
El momento en que nos convertimos en casados
Me tocó firmar primero, pero quien dio el primer "sí" fue la Sra. de Simonovich. Tras las firmas, había que levantar la mirada para una foto especial. Sin dudas que el momento más fuerte, en cuanto a impacto emocional, fue cuando cada uno dio el sí.
imagen
El primer almuerzo de la nueva familia
El acto no fue largo, pero eran pasadas las 13.00 cuando salimos del salón y los dos, solos, encaramos el pasillo de Casa de Gobierno hacia afuera. De adentro se veía que muchos estaban escondidos y a la espera.
Apenas pisamos la explanada se largó una lluvia de arroz, que a mi tentó con agarrar un puñado y devorármelo. De hecho que pareció una breve nevada.
Creíamos que se había perdido esa tradición. Agradecemos a quienes estuvieron presentes allí: a mamá Noli y tías Negra y Negrita; a Boni, Alecito y Fernanda, Pablo, Germán, Pilar (por la filmación casera), Belén y Comandante Andresito; a Federico, Guillermo, Carolina, Carolinita y Superbebé. A mamá Nani, que se emocionó mucho en el momento en que juramos matrimonio. A Pepe, Titi y Grabiela. Al cumpa Marcelo Tamayo. A Silvana, Alexandra, Inés y Sonia. Al grupo del barrio (José, Bruno y Randich). A Guillermo y Graciela Martínez. En fin, a todos.
imagen
imagen
¡Ya nos hicieron la primera despedida de soltero!
Fue en la casa de Andrea y Javier. Titi estuvo con nosotros. Se hicieron una supercomida en el patio de su casa. La lluvia amenazó todo el tiempo porque estaba allí presente Rubén Morales, el Patrón de las Lluvias (el padre Aldo Godino ya tomó cartas en el asunto).
Guillermo Martínez se sentó entre Graciela y yo. Su esposa, Graciela, dio a conocer el primer cuestionario de coincidencias y diferencias: ¿Qué sentimos cuando nos conocimos? En algunas coincidimos y otras, no. ¿Cómo fue el dibujo que representó el momento en que nos pusimos de novios? Graciela dibujó, desde el Google Earth, la Plaza de la Fundación, y en un banquito le puso un corazón e hizo muchos detallitos en los sectores de esa plaza. Yo sólo hice un primer plano, centralizado, del banquito donde nos dimos el primer beso y creo haber dibujado muy bien la cara de Leoncita de Graciela. Según los presentes, mi dibujo fue algo más práctico y se focalizó en nosotros dos. En tanto, el de Graciela, se hizo mucho énfasis en los significados y en los detalles, algo típico de las mujeres.
Ni yo ni Graciela supimos responder con precisión la fecha del cumpleaños de las suegras respectivas y algo muy grave: yo no sé el DNI de mi futura señora ni ella el de mi. Sólo recordamos tres numeritos de los ocho respectivos.
Según Graciela, mi color preferido es el azul, pero yo puse el verde y para ella, yo puse el negro, y ella agregó el rojo y el blanco. Respecto de las comidas preferidas, ella puso que a mi me gustan "los lomos de Papito (Barloa)" y yo puse que a ella le gustan "los helados". En lo que es película preferida, a los dos nos faltaron respuestas exactas y finalmente, cuando llegó el momento de preguntar sobre música y cantante preferido, ella puso que "yo" y yo puse "las canciones de la parroquia", ya que Graciela siempre me tararea esa música que durante años vivió con los movimientos juveniles.
Al cierre, el primer vals, yo vestido de Tito Roldán y Graciela, de garota venezolana, y unos regalitos: fuente, lata de duraznos al natural, galletas y una hermosa remera que la voy a estrenar en el viaje de Luna de Miel.
Que la Titi haya estado presente es algo de lo hermoso que es vivir un casamiento: el encuentro de todos con todos.
Graciela recibió una dura despedida de soltera
El sábado la profesora Adriana Sosa, junto a Sonia Fernández, Marcelo Tamayo, Silvana, Alexandra y Ariel, nos hicieron una despedida ingeniosa, en el que se combinó un escenario romántico con velitas y un juego con preguntas capciosas, que terminamos pagando yo vestido como mujer y Graciela, de hombre.
La noche siguiente la historia se dividió en masculinos vs femeninos. En el departamento de Pablo y Laura me esperaron los cumpas de Encuentro. Hicimos algo copado: hablar de fútbol y comer facturas de Mauricio. Nada de joditas vagas.
Sin embargo, en la casa de los Conti, se juntó toda la comunidad de amigas de Graciela Cuellar: grupo de San Nicolás, grupo barrio Ujemvi y Encuentro.
Fue la convencional despedida de solteras y Graciela pudo soportarla con valentía -admito que yo no hubiera aguantado dos minutos.
A las 2.15 nos fuimos a dormir, tras un domingo en el que recorrimos desde el extremos de Las Heras hasta Luján de Cuyo, y cinco horas después fuimos al Mercado de las Flores para encargar lo del sábado. Estaba cerrado. Pasamos por el Centro de Salud para retirar los estudios prenupciales y se lo llevamos a la jueza Antonia Spinelli. Ya está todo listo. Luego pasamos por la agencia de viajes para retirar el baucher de la Luna de Miel y visitamos una casa de regalos, para ver uno que llegó para nosotros. Luego, por las oficinas de la productora del video y así sucesivamente.
Como diabético admito que mi cuerpo está llegando a un límite. Tratamos de hacer las cosas con mucha previsión, pero hay cosas que no se pueden, porque hay que ir con el ritmo del mundo.
Agradecimiento por los regalos que Graciela recibió de la despedida pesada que le hicieron las amigas el domingo a la noche.

imagen
Casamiento con bautismo
En la tarde de la noche de nuestro casamiento, si todo sale bien, el hijo o hija que Federico Simonovich y Elisa tendrán la semana que viene será bautizado en la Catedral Loreto. Esto es porque para un recién nacido no es aconsejable que esté mucho tiempo afuera, porque o sino saldrá muy callejero, cosa que dudo que quieran sus padres. ¡¡Felicitaciones!!
Falabella
.
Candel
.
 
Imagen
Crónica periodística de un día agitado y una noche ¡es-pec-ta-cu-lar!
"Amigos/as:
"Les cuento que el sabado por la noche unos pocos tuvimos la suerte de estar en el casamiento de Mario Simonovich en Mendoza viendo como "se ganó la Loteria " con Graciela, su flamane mujer, según las palabras textuales de Martin Boerr..."
"Yo puedo contar mi parte. Martín Boerr podrá contar la suya (no me hago cargo de su versión y de si cuenta con verdad o verdad periodistica lo sucedido)."
"Mario me nombró padrino y como estuve trabajando como responsable de comunicacion y prensa en el Mundial de Tornado en el cual Lange y Espinola (argentinos) salieron campeones se me complicó la agenda pero el avion del sabado de las 7:25 me llevo a Mendoza. Quien me esperaba? El mismisimo Mario en persona! Increible. Lo primero que se me cruzó decirle despues de saludarnos es que yo ni en pedo buscaría a una persona en el aeropuerto el dia de mi casamiento. Pero la verdad es que Mario se portó con "il padrino" y buscó en todo momento agradecerme por haber viajado. Un capo! Tambien me expresó cuánto extrañaba a todos los de nuestra camada. Asi que valga este texto como un abrazo enviado de Mario para todos".
"Desde que me buscó en el aeropuerto hasta la misa creo que hicimos mil cosas. Buscamos flores, visitamos a la novia, mudamos ropa a la casa nueva, fuimos a visitar el salon para ajustar detalles, almorzamos, llamados de nervios, etc."
"A las 15hs Mario cayó rendido en la casa de su cuñado a intentar dormir la siesta. Yo que tenia 4 horas de sueño me tire esperando las 19:30hs. Que paso? No dormi! A la hora y media Mario renuncia a la siesta y empieza a contar que se sentia nervioso aunque no lo expresaba fisicamente".
"A las 20hs ya trajeados salimos para Chacras de Coria para entrar a la iglesia y rezar un rato. Estabamos solos con el cura porque la gente y la novia tardaron en llegar. Mario y Graciela entraron juntos desde el fondo de la pequeña Iglesia. Mario estaba "durisimo", miraba fijo el altar y no despegaba su vista del cura. Muy cada tanto bajaba la cabeza y la miraba a Graciela y le hacia algun guiño pero estuvo serio durante toda la ceremonia. Graciela 10 puntos, lo agarraba fuerte a Mario de la mano y le mostraba constantemente su afecto con sonrisas y muecas. En la salida ya estaba mas relajado Mario y le dio abrazos a cada uno que veia. Serio y empilchado Mario encaró para el boliche".
"Me tocó la mesa con Martin (Boerr), Gonzalo (Peltzer), el cura que los casó y los otros padrinos de Boda (Guillermo y Graciela Martínez). Nos divertimos sin parar. El cura tenía cuentos sobre bodegas, vinos y consejos de qué era lo que habia que tomar en Mendoza (yo entendía que habia que entrarle a cualquier vino). El cura ademas tenia cuentos de Daniel Vila que no quiso contar pero lo vi a Gonzalo muy interesado en tener los detalles. Gonzalo, no se si pelaste tarjeta para quedar en contacto pero sin duda el tipo estaba bien conectado. En un momento los sobrinos de Mario hicieron actos de Magia que estuvieron muy buenos. Nos divirtieron a todos, muy bueno. A Martin le atrasaron 2 horas el reloj sin siquiera tocarlo. No lo podia creer. Despues Mario tocó temas de la Cachorra y se la veia a Graciela como la primera corista y animadora. Metros atras, el resto del publico".
"La fiesta estuvo muy animada. Mario y Graciela bailaron un monton. A mi me presentaron una morocha que entiendo que Martin aprobó sin lugar a dudas, a quien le taladré el cerebro durante la fiesta, salvo los momentos en donde la abandoné para unirme al descontrol grupal de los varones con Mario. La verdad, como lo dicen todos los cronistas que se creen protagonistas, el descontrol lo organicé yo, pero despues no me hice cargo de nada".
"Lo primero que hicimos fue levantar en el aire a Mario. Me dejaron pagando. En un momento era el unico que sostenia toda la espalda de Mario pidiendo ayuda y quedandome sin fuerzas para sostenerlo. Despues unos amigos de toda la vida interrumpieron el descontrol y yo tuve que volver con la Carolina,la morocha mencionada. Martin, que fue solo nos acompañaba en el baile a Carolina y a mi convenciendo a la morocha que yo era un versero...que no me creyera nada!"
"Fuimos los ultimos en irnos y compartir con Mario sus ultimas horas en Mendoza antes de partir a Brasil. Maratonica velada la mía ya que a las 9hs estaba en el aeropouerto de Mendoza sin dormir para volver a la final del Mundial. Ahi me encontré con Gonzalo que se tomaba el mismo avion".
"Mario, gracias por todo, un muy lindo momento para volver a repetir. Si tenes algun comentario para agregar, no dejes de sumarlo".
"Abrazo a todos"

AAAMOOOOKACHIIII

CRITICAS A ESTA NOTA

"HOLA CHICOS TANTO TIEMPO DESPUES DEL CASAMIENTO LOS FELICITAMOS POR LA FIESTA Y
ESTAN MUY BUENA S LAS FOTOS DEL CASORIO Y LA LUNA DE MIEL TIENEN UNAS CARIPELAS DE
FELICIDAD A FULL .
LA FIESTA ESTUVO MUY COPADA Y EL SALON ESPECTACULAR AL IGUAL QUE LA MUSICA, GRACIAS
POR HABERNOS INVITADO Y DESDE YA ESTA DEMAS DECIRLES QUE CUALQUIER COSA QUE
NECESITEN PUEDEN CONTAR CON NOSOTROS PARA LO QUE SEA.
LES DESEAMOS MUCHIIIIIIIIIISIMA FELICIDAD EN SU NUEVA VIDA COMO MATRIMONIO, SE LOS
VE MUY FELICES Y ESO ES IMPORTANTE, QUE DIOS LOS BENDIGA Y LA VIRGEN LOS GUIE EN
CADA MOMENTO YA QUE AHORA LOS DOS SON UNA MISMA PERSONA.
ESPERO NOS PODAMOS JUNTAR EN ALGUN MOMENTO CON USTEDES PARA VER EL VIDEO DE LA
FIESTA SI ES POSIBLE.
UNA ABRAZO ENORME. GONZALO VILLAGRAN"
"Apoyo la cronica de Pancho. Si hubiera sido un publico unicamente masculino, Boer hubiera estado muy bien. Para mujeres... no hay como los detalles. Pancho... sos un capo.
Y Mario... más que mil Felicitaciones!!!!!!!!! Me alegro leer sobre ustedes que hace tanto no sabía nada.
En cuanto a lo de las morochas..... sin palabras. Los lugares comunes en este rubro abundan. Saludos a todos"
(Ana Castaños Zemborain)

"Pancho, muy bueno, aunque todo eso se podria resumir con una simple linea, del tipo:
Se caso Mario-stop-estuvo buenisimo-stop-Boerr y Peltzer hicieron el aguante- stop- casi me levanto morocha -stop. la proxima manden pendejas (preguntar por Olivera)-stop".
(Martín Boerr, presente en el casamiento)

a pancho: un pacer tu cronica (minuto a minuto). Fue como haber estado ahi...! gracias!!!!

"A marito: ¿cuando vuelvas a conectarte...nos mandas fotos??? o las colgas de tu pagina??? asi podes seguir viviendo vicariamente el acontecimiento del año!
(Jimena Gómez Ilari)

"Agradezco los aportes de Pancho y Martín" (Javier Gonzalez Cozolino)

"Marito, mis mas sinceras felicitaciones!!!! Me imagino que leerás este mail después de la luna de miel, así que ya vas a haber vuelto bien descansado.
La verdad es que con mi breve experiencia de medio año, aprovechá estos meses. Muy recomendable la vida de casados.
Un abrazo grande y desde ya, lo mejor para tu nueva familia".
(Ignacio Sicardi)

"Mario: Te deseo todo lo mejor en este comienzo, espero que hoy salga todo GENIAL.
Lamentamos mucho no poder estar ahí.
Besos a los dos.
Mechi y flia."
Mario cuenta el casamiento
En marzo del 2006 pusimos como fecha el 9/12 para la Iglesia y decidimos concretar el civil unos días atrás, cosa que ocurrió el miércoles 6/12. Este último fue durante un día lluvioso y particular, en la Casa de Gobierno.
Como nunca "soñamos" con el Civil, realmente fue un impacto porque desde ese momento empezamos a ser familia y el "sí" de Graciela nos llegó fuerte. La familia estaba muy emocionada porque se casaba el menor y por un lado, y la hija única, por otro.
El sábado, como cuenta Pancho, empezó retemprano, en el mercado de las flores en la Cuarta Sección. Después fuimos a lo de las tortas y de allí, al Aeropuerto a buscar a Amokachi. El resto lo conocen por palabras de Amokachi.
Graciela se quedó en el departamento a la siesta y apenas durmió unos minutos, porque cayó la Sonia y el contingente de maquilladores y peluqueros. El día pintaba dudoso y durante la semana había seguido de cerca la web del Servicio Metereológico Nacional: el sábado 9 tocaba lluvia y clima inestable. Llovió a la siesta. Después, chau lluvia.
Tras esa mañana larga, me mudé a la casa de mi hermana y madrina Boni Amoretti. Pancho fue una gran compañía y se hizo muy amigo de la Mechu y el Andrecito. Esa tarde bautizaron a Josemaría, así que pudimos intentar dormir la siesta, escuchando a la vez el partido entre el Tomba y Racing. Pero no se pudo. Yo quería dormir, no sentía ansiedad, pero estaba muy agotado. Fue una lástima, porque cuando llegó el momento de la boda me vino el cansancio con todo.
Estaba tranquilo en la capilla de la Merced. Llegué 20 minutos antes y quería rezar. Tenía en mis manos el libro "El arte de amar" de Chiara Lubic y hacía mucho hincapié en lo que es la unidad en el amor, que luego el cura Juan Carlos lo expresó a través de la lectura del Evangelio.
La capilla no se llenó como pensábamos, pero luego nos enteramos que muchos se despistaron.
Con Graciela decidimos entrar juntos a la capilla porque su padre falleció cuando ella tenía 5 años y no había un familiar directo que pudiera suplantarlo para esta ocasión. Por otra parte, Juan Carlos nos había dicho que el ingreso juntos significaba el inicio de un camino juntos y eso era lo que más sentíamos. Yo y ella, los dos, ante Dios, nada más que eso, como la continuación de una historia que estaba por cumplir tres años de vida.
Graciela salió del coche y el vestido realmente sorprendió, pero confieso que no era en lo que pensaba. Quería concentrarme en el altar y en lo que era el momento de recibir un sacramento. Es difícil cuando todos están pendientes de vos, pero tenía ganas de estar solo con Graciela, el cura y Dios, esa es la verdad. Quizás por esta razón es que me olvidé de la gente cuando avanzamos y no hice caso al excelente coro que interpretaba una versión particular del Ave María. Sólo entré en contacto con la gente cuando "empujé" dos veces al Gonzi de la Adriana para que avanzara, repartiendo pétalos de rosas. Junto a ellos iban mi sobrino Manuel, un poco despistado, y el ahijado de Graciela, el Tomi, absolutamente despistado.
La ceremonia fue todo el tiempo parados frente a Juan Carlos. Yo lo sentí como si hubiera sido para nosotros tres. A la izquierda de Graciela estaba su mamá, la Noli, y Guillermo Martínez; a mi derecha, la Boni y Amokachi. En el primer banco de atrás estaba mi mamá, la Nani, muy bien empilchada y feliz con el momento, como asumiéndolo bien.
Juan Carlos arrancó diciendo que se trataba de un casamiento mediático, por esta web. Luego habló muy bien. Alexandra leyó el Cantar de los Cantares con una profunda convicción y mi sobrina Grabiela, la lectura de San Pablo, algo lejos del micrófono.
Nos sentíamos tranquilos. Cuando llegó el momento de leer nuestra declaración de matrimonio lo hice con el corazón y lento/pausado. Graciela, a pesar de su cansancio, estaba más despierta, pero yo quería jugar con nuestras miradas típicas de los gusanitos y otros. Siempre me pasa que descuido las formalidades y me nace hacer esas cosas de niños que nos une a los dos.
Durante el momento de los anillos, Graciela casi se equivoca de mano. Estaba nerviosa, pero no se notaba. En tanto, era la primera vez que yo ponía un anillo. En ese momento las chicas del coro cantaban la bendición de San Francisco y Graciela se emocionó mucho: era su canción preferida. Luego recibimos la comunión y nos fuimos al Sagrario, como hacemos siempre al final de las misas. Allí agradecimos el momento y simplemente le pedimos al Señor que seamos felices, que es lo único que queremos de esta vida y que es lo único que sabemos hacer. También recordamos a nuestros papás fallecidos.
Luego, tras la bendición final, hicimos el giro y salimos de la capilla. Un recorrido corto. Empecé a sonreir. Vi a la mujer de Gustavo Randich con casi nueve meses de embarazo y me alegré de que lo que significaba la familia a partir del momento vivido tras la boda. Mi madre estaba en el primer banco y el Alzheimer se había evaporado por un rato. Lo único visible era su corazón y allí había amor. Luego, gente que nos había ayudado mucho, como la Marcela y el Carlos Antonietti, la Sonia y el Marcelo Tamayo -con quien di el primer abrazo en el atrio-, la Inés y el Martín, la tía Mafalda, el Lucas y su novia, el Diego y la Jimena, el Tito Morandi, mis hermanos, al final de la capilla la Debora y toda su familia, el Rubén y la Marcela y el Javier y la Andrea; en fin, muy familiar, así se sentía.
Afuera, para evitar el lío del amontonamiento, decidí pararme en el jardín de la capilla para saludar. Fue tranquilo, después de todo. Me emocíonó ver a mis sobrinos Pilar, Gabriela, Carolina, Belén -quien luego en la fiesta le arrancó el ramo de flores que la Reche se había ganado cuando mi ex novia lo tiró hacia atrás- y Germán muy contentos. Crecí con mis sobrinos y ya eran adolescentes. Para ellos era un gran momento y lo expresaron cuando se proyectó el video de las fotos en el salón.
Cuando nos subimos al coche que nos llevó a la plaza de Chacras para las fotos le dije a Graciela que estaba demolido y sinceramente estaba con ganas de irme a dormir. Por suerte, durante toda la noche tomé un litro y medio de Coca Light y sólo un vaso de cerveza, a las 4.00 am, luego de que los cumpas de Encuentro me trataran como una hélice de helicóptero.
Tras las fotos, Alejandro puso Danubio Azul en el carestereo de su coche y bailamos el vals con mi mamá, que seguro no iba a aguantar toda la noche. Ella misma tarareó la canción mientras bailábamos. Luego Titi me contó que en el hogar donde vive había soñado con el momento del vals. Cuando se hizo más tarde en el salón, su par la Noli no se quedó atrás: con mi suegra bailamos por lo menos dos veces el vals.
Llegamos al salón a las 23.00 y en el ingreso Graciela escuchó por primera vez la música de la canción especial que le hice, aunque nadie se dio cuenta de ello, ya que era la versión sin las letras. Dos horas después, cuando se proyectó en la pantalla grande la canción, creo que nadie se dio cuenta de que fui yo quien lo cantó porque seguramente los excelentes arreglos de Marcelo Tamayo daban para decir que no era un tema propio. En más, algunos creyeron que esa canción -que lo repartimos como survenir- era del cantante de La Jarillera -autor de la canción del video de las fotos, que se proyectó después. Es bueno contarles que cuando nos levantamos el domingo por la mañana, le mostré a Graciela, desde mi computadora, la canción, vio el video y allí lloró por primera vez. Fue un momento sencillo y muy especial.
Volviendo a la fiesta, el lunch realmente fue pipón, como se anunció.
El cura Juan Carlos compartía la mesa con Gonzalo Peltzer, Pancho Stengel, Martín Boerr y los Martinez. En otro estaba la familia de la Débora. Los Romero Gei y Amoretti estaban en otra mesa. Los sobrinos mas chicos, todos juntos en una mesa y los dos mayores, el Ale y el Pablo, con mis amigos del barrio (Bruno, José, Gustavo y Sra).
Durante la cena me preocupé por tomar mucha Coca Cola Light para que el sueño no me dominara y por suerte, a la medianoche ya estaba bien despierto. Reconozco que el plastrón fue muy incómodo y aguantar eso hasta el vals fue duro, sobre todo, por el calor.
Antes del vals pasaron los dos videos (la canción para Graciela y el de las fotos). Muchos se rieron de que aparecieran la Pata, el Tomi y la Pipona. Se hizo en base de la canción Rupestre, de La Jarillera, cuyo coautor de esa canción, Pablo Bekerman, minutos después tocaría el teclado en el escenario armado allí, junto a la ex banda del diario Los Andes, Los Culpables de la Verdad, y La Cachorra.
Tras la cena y la sacada de fotos, Pablo y Ale hicieron magia, como contó Pancho. Luego fueron entrando los invitados y después, los tres videos: el de la canción para Graciela, el de las fotos y finalmente una sorpresa para todos: el inicio del vals filmado en el lugar donde nos dimos el primer beso, vestidos tal cual estábamos los dos aquel entonces, 20 de diciembre de 2003 (plaza de la Fundación). Tras cuatro minutos de filmaciones, nos metimos de lleno con el vals y la nota sorprendente fue que el comandante Andresito sacó a bailar a la novia.
Luego fue el concierto de Los Culpables de la Verdad y el de nosotros, La Cachorra. La gente no se prendió al baile, pero por suerte el disjockey Fabián salvó la noche con una excelente selección de rocanrrol y música de los ochenta, tal como le había pedido (nada de latinos, ni cumbias, ni cuartetos).
El ramo de flores se lo ganó Gabriela Reche, pero mi sobrina Belén se lo afanó de una, tal como lo conté recién, y los cumpas de Encuentro me tiraron varias veces por el aire, hicieron el avioncito y casi nos llevamos por delante a la Titi.
Mis sobrinos vivieron con mucha alegría esa noche y realmente fue mucho mejor de lo que lo soñamos. Se vivió con mucha intimidad y clima familiar.
A las 6.00 del domingo, bajo el amanecer en el pedemonte a la vista, nos fuimos. Estaba Pancho y Martin Boerr, allí. Nos llevamos unos buenos pedazos de torta y esa noche, les aseguro de verdad, no nos quedó otra que dormir, ya que al mediodía tuvimos que preparar el viaje a Brasil. Partimos a las 16 y nos fue a despedir el tío Tito, Guillermo, Carolina, Carolinita y el Superbebé.
¿Pasó rápido? La verdad que sí. Todavía no está el video, así que estamos con muchas ganas de revivirlo.
Lo que sí les puedo asegurar es que nuestros mejores momento de felicidad comenzó esa noche. Pensamos que era un momento único e irrepetible, pero como dice Ignacio Sicardi, el momento de los primeros meses de casados es lindo y este cambio de vida realmente nos sitúa en el lugar donde siempre quisimos estar.

imagen
"Me llamo Josemaría Simonovich y en Navidad cumplí un mes"
Es de la Lepra Mendocina (eliminada el sábado último de la primera ronda eliminatoria del Argentino A por Juventud Antoniana de Salta, por penales)y de Boca Júniors. Su madre, Elisa Piottante, y su tío Fernando, son de River. Su papá, Federico y su abuelo, Luis Piottante (el que más sabe de fútbol por lejos de toda la familia), son de Boca. Conclusión: es de Boca.
Esta imagen fue tomada a cinco horas de su nacimiento. Duerme una bocha y de noche parece que llora y patalea. Al parecer, el haber escuchado a Soda Stereo durante el embarazo hizo sus efectos: el niño será un rockero de la noche. Mientras, ya está componiendo las canciones con los ojos cerrados. Su rostro se parece a los dos padres, aunque su madre dice que la cabeza tiene la forma de su papá, aunque creo que tiene los gestos de su madre. Lo que sí tiene es cara con mucha personalidad. Cuando le pregunté a Federico qué se sentía su respuesta fue contundente: "más responsabilidad".
Josemaría Simonovich -al igual que su abuelo Guillermo, no lleva segundo nombre- será bautizado en Loreto en la misma tarde en que nos casemos. No irá a la fiesta ni tampoco podrá ver a su padre tocar la batería, pero qué importa, nada más lindo que apolillar bien.


imagen
Perro que habla salió en el video de las fotos
Algunos preguntaron con anterioridad por él, y finalmente lo vieron en el inicio del video de las fotos, con la canción Rupestre. Apareció en la vereda de la casa de Graciela, donde ella escribió de su puño "aquí aprendí a jugar".
Se trata del Felipe y vive en la calle Los Crisantemos del Barrio Ujemvi. Pero es más conocido como el "perro que habla". Tres veces al día concurre a la casa de Graciela a comer trocitos y cuando pasa épocas de hambre suele vocalizar un ruso pasado por vodka blusero que apenas da a entender que quiere comer como sea. Como nos pidió concurrir al lunch pipón y nosotros le negamos la entrada -presumimos que Felipe se va a comer hasta las macetas- decidimos darle participación en el video de las fotos que estamos preparando para proyectar en una pantalla grande, en el salón de fiestas.
imagen

 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión. Podés hacerlo a gracielaymario@quintopoderjournal.com.ar
También nos podés llamar a los teléfonos 2614711094 (Mario), 2615657017 (Grachi) y 4235347 (del departamento donde viviremos).